Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de julio de 2011

ALGO PARA RECORDAR

Me gusta escuchar radionovelas. Pienso que se hicieron con mucho talento y creatividad pero, además, me recuerdan mucho a aquellas mañanas en que, habiéndome quedado a dormir en casa de mi abuelita, despertaba escuchando los balazos y a PORFIRIO CADENA, el temido OJO DE VIDRIO, peleando con los soldados, huyendo de la policía a todo galope por la cierra de NUEVOLEÓN o corriendo por las calles de la ciudad mientras lo perseguía la patrulla. Esa radionovela se transmitía a las siete de la mañana y, ya desde antes, mi abuelita tenía la radio encendida mientras preparaba una hoya de frijoles para acompañarlos con un café. Desde la cama, disfrutaba de aquellos momentos mientras con una cobija, me cubría del fresco del invierno. Y aunque Ella, mi abuelita, ya se nos adelantó en el camino, me quedan las radionovelas que a Ella le gustaban y que me sirven para recordarla bonito. Por ello hoy quiero compartirles un capítulo de una de tantas temporadas de dicha radionovela. Esta, es de la primera serie que se llamó: ¡POR QUÉ SE HIZO CRIMINAL EL OJO DE VIDRIO! ¡No me digan que no les recuerda algo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario