Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 5 de enero de 2014

EL DESPERTAR DE MARÍA

POR: OMAR   ARCE

 

Hoy voy a contarle, amable lector, un caso muy sensible que sucedió con una niña de diez años, y que pudo haberse evitado con un poco de prudencia. Otra de esas historias que suceden en nuestra ciudad y que, sea por miedo o por pudor, nadie saca a la luz pública. Aclaro que Yo lo hago, no para ganarme la atención; sino para que sirva de prevención y estos casos no vuelvan a repetirse. Así mismo, sé que mi comentario generará cierta polémica, pero al leer la historia, usted sabrá lo necesario que resulta que alguien lo diga. ¿Está listo?

 

Bien, voy a intentar abordar el tema con sensibilidad, y evitando ser vulgar. JUAN, como llamaremos a este muchacho de la historia, tiene 18 años y padece retraso mental. María, como llamaremos a la inocente criatura de diez años a la que le aconteció el hecho, es una niña como todas las de su edad. Un día, JUAN y MARÍA se hicieron amigos porque eran vecinos, y debido a que Él padece retraso, ambos eran como dos niños que solían jugar todos los días; solo que, aunque debido al retraso mental JUAN era un niño en sus pensamientos, palabras y acciones, no lo era ya en cuanto a necesidades y deseos sexuales. Sucedió entonces que comenzó a sentir inquietudes en su cuerpo, y no pudiendo saciarse como cualquier adolescente lo haría, el instinto animal lo llevó a abusar sexualmente de la única mujer que tenía a su alcance: La menor.

 

El caso Parece como sacado de una de esas series televisivas de denuncia social, y sin embargo, es una real pesadilla para la niña, y también para las dos madres, la de JUAN y MARÍA, quienes pudieron evitar el hecho y no lo hicieron por pensar que nunca tendría estos alcances. La madre de JUAN, creía por ignorancia que, como su hijo padece retraso, nunca pensaría en mujeres. La madre de MARÍA, veía en JUAN a un ser inofensivo y a su modo, pensaba lo mismo que la primera. La cuestión a resolver para las dos afligidas mujeres es: ¿Qué hacer? ¿Denunciarse una a la otra? ¿Denunciar al asustado JUAN que es discapacitado mental, y que si bien es cierto que abusó sexualmente de una menor, lo hizo sin que interviniera la razón? ¿Enviarlo a una clínica de salud mental? Y si así lo hicieran: ¿A cuál? Todas están en GUADALAJARA, y casi todas son privadas. ¿Cómo pagar el servicio cuando se gana el miserable salario mínimo? ¿Y la niña? ¿Quién le devolverá la inocencia perdida? ¿Y si sale embarazada?

 

El caso ya está ante quien debe estar, y pronto sabremos qué han hecho, aunque Yo estoy seguro de que ajusticiarán a las dos madres por semejante descuido. Pero aquí la cuestión es que Yo siempre he dicho que, de las personas con discapacidad, los menos protegidos, tanto por las familias como por los gobiernos, son los que tienen una discapacidad mental. Y es que, reflexionando, nos damos cuenta de que por una parte, debido a sus arranques, están propensos a ser victimarios como es el caso; y por otra, debido a su falta de razón, están propensos a ser victimados. El gobierno no había querido echarse el trompo a la uña porque sería imposible ayudar a todos, y las familias prefieren abandonarlos a su suerte, dejando que anden por ahí vagabundeando. Por eso me dio gusto saber que el CONGRESO DE JALISCO había aprobado una LEY DE SALUD MENTAL que, supuestamente, mediante la creación del CONSEJO ESTATAL DE SALUD MENTAL, viene a aportar su granito de arena en este asunto que ya urgía.

 

Y es que la verdad, tenemos más gente trastornada de lo que sospechamos. Según datos oficiales publicados en la página del CONGRESO DE JALISCO, y que también aparecieron publicados el día de hoy en EL INFORMADOR: "Jalisco tiene el segundo lugar de las entidades en cuanto a la prevalencia de depresión femenina. Unos 70 mil pacientes padecen esquizofrenia. El 10% de la población padece ansiedad. Casi medio millón de personas reconoce presentar un trastorno de angustia. Los niños padecen déficit de atención con el 71% de la población y existen casos de menores con depresión, ansiedad y el trastorno de conducta". Así que, como bien podemos ver, ya era hora. ¿No creen?



Visita mi blog, y sigue mis opiniones y comentarios en: www.aquiestaelbastonazo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario