Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 16 de mayo de 2016

SI YO FUERA SECRETARIO DE EDUCACIÓN...

Ayer fue DÍA DEL MAESTRO, y lejos de darles de garrotazos o decirles
lo mediocres que son la gran mayoría como siempre hago, hoy quiero
aprovechar para exponerle una cuestión que Yo traigo sobre el sistema
educativo, y no solo de MÉXICO, sino de todo el mundo.

Desde hace unos años he notado algo que tal vez usted ya haya echado
de ver: Nuestro sistema educativo, al igual que el de los dizque
civilizados gringos y el de los dizque "muy cultos" europeos, está
pensado para formar idiotas y no gente pensante. En la escuela no se
nos enseñó (ni se enseña en nuestros días) a aprender, sino a
memorizar que es distinto. Los niños nunca entienden por qué dos por
dos son cuatro, pero lo saben bien porque lo cantaron en el salón. ¡Y
ay del pobre chiquillo si se equivoca, porque mandan llamar a sus
padres y lo ponen a "estudiar" (memorizar) hasta que diga la tabla
como es. En la escuela aplauden al niño que atiende todo al pie de la
letra y le llaman "aplicado", pero tachan de "hiperactivo" y "latoso"
al que tiene iniciativa. Nos enseñan a no equivocarnos, cuando el
error deja muchas lecciones en la vida; pero según nuestros
"inteligentísimos" secretarios de educación, equivocarse es malo y
nadie debe tomar ese riesgo. ¿Ve lo mal que estamos?

Para colmo de males, nos obligan a memorizar datos que Yo, para serle
sincero, desde mis tiempos de escuela jamás he vuelto a necesitar para
nada. O dígame: ¿Alguno de sus patrones le preguntó sobre el
nacimiento de FRANCISCO I. MADERO para poder contratarlo? ¿Le sirvió
saber quién fue PANCHO VILLA cuando quiso abrir su propio negocio?
¡Pues claro que no! Como tampoco Yo he necesitado los méndigos
quebrados o las fórmulas algebraicas que en matemáticas me dieron
tantos dolores de cabeza, para ejercer mi profesión o para escribir
esta columna. ¿Qué quiero decir con todo esto? Muy simple: ¡Lo que
necesito para vivir lo aprendí de grande! ¿Y de qué sirvió entonces
tanta memorización? Pues Yo creo que de nada. ¿Qué propongo entonces?

Yo digo que al niño debe enseñársele desde la primaria, a manejar tres
cosas que le acompañarán el resto de su vida, y que sí van a servirle:
1. Su creatividad, que le servirá para crear productos y servicios con
los que sí se ganará la vida en vez de mendigarle a las empresas la
miseria de salario que hoy recibe;
2. Sus emociones, que son las que le equilibrarán a la hora de tomar
decisiones; y:
3. Sus finanzas, porque si algo necesita hoy el mexicano, es
inteligencia financiera. Eso es mejor que enseñarle álgebra.

En pocas palabras y para acabar pronto: Necesitamos que el sistema
educativo haga hombres con mentalidad de primer mundo, y no chamacos
tarados que a los catorce se creen muy hombres para embarazar a la
novia pero todavía se emocionan con un estúpido anime, y que a los
dieciséis ya se casaron y pasaron a engordar las filas de obreros con
salario mínimo, o las de los albañiles buscando chamba. Como les dije
a mis alumnos en una clase de DERECHO: "Si ustedes estudian para hacer
engordar su cartera, los felicito; pero si están aquí con la idea de
buscar una chamba en cuanto se gradúen, entonces váyanse a trabajar de
una vez. Porque con esa mentalidad lo mismo da que sean abogados o que
se dediquen a la obra; no serán nadie en la vida".

Quiera el diablo, amable lector, que jamás llegue Yo a ser SECRETARIO
DE EDUCACIÓN; porque entonces voy a exprimirle la mente al estudiante,
y voy a poner a trabajar al porro, huevón, mediocre, secuestrador,
delincuente y bueno para nada del maestro. Contacto:
elbastonazo@hotmail.com y 044 322 19 1 10 89.

No hay comentarios:

Publicar un comentario