Se ha producido un error en este gadget.

martes, 24 de abril de 2018

¿Y QUIÉN GANÓ EL DEBATE?

    Los priistas, puesto que soy priista a mucha honra, esperarán que grite a los cuatro vientos que el debate del domingo lo ganó Meade; sin embargo, vamos a hablarnos con la verdad, dejando preferencias por cualquier partido. Lo que voy a decir, lo decía desde el día del debate en el grupo de WhatsApp del Bastonazo y no se lo copié a nadie porque tengo mi propia forma de pensar, les guste o no a los políticos; y lo que dije fue lo siguiente:

En el debate entre los candidatos, tuvimos un bronco que trataba de sobrevivir incluso echando mano de los extremos (por esto de "mocharle la mano a los corruptos"); una Margarita que no paraba de tirarle a la amnistía de Andrés Manuel y de defender lo hecho por su esposo Felipe Calderón; un Andrés Manuel lento, aburrido por ser tan repetitivo y que teniendo el tiempo para replicar, dejó escapar la oportunidad por no saber qué contestar a los cuestionamientos de otros candidatos; un José Antonio Meade que si bien tiene buenas propuestas (las mejores creo Yo), necesita decirlas en palabras de a centavo para que el pueblo las entienda y dejar de ser tan intelectual; y un Ricardo Anaya muy combativo y bastante preparado para debatir (lo cual no significa que sea el mejor para presidente). Pero… ¿Quién es el que trae las mejores propuestas? En mi opinión, es José Antonio Meade. ¿Y por qué? ¿Porque soy priista? No amable lector; porque me gustan. Pero el problema es que mientras que algunos las entendemos, la mayoría se queda en ceros cuando lo oye hablar. Me explico:

Cuando escuché a Meade en el debate, pensé por un momento que nos encontrábamos en la escuelita y que se trataba de ver quién era el niño genio del salón. No sé cómo sus asesores no le han explicado que no se trata de filosofar con estúpidos intelectuales; sino de ganarse al pueblo aprovechando la gran proyección que da un debate en cadena nacional, hablando de las propuestas en lenguaje más coloquial y no como si fuera filósofo de café elegante. Si usted, amable lector, piensa que estoy exagerando, nomás acuérdese cómo fue que Fox llegó a la presidencia y el Bronco al gobierno de Nuevo León. Pero José Antonio Meade parecía más bien el niño bonito que quiere sacar la mejor nota para llevársela a "su papi", y así, según mi humilde forma de percibir las cosas, no se gana una elección.

Por tanto, a la pregunta de quién ganó el debate, y a diferencia de noticieros paleros y seguidores fanáticos de cualquier candidato, debo decir que la respuesta dependerá del cristal con que se mire; pero una cosa sí quiero advertir: El político, aunque sin mentirle al pueblo como miente Andrés Manuel, debe ganárselo por todos los medios. Si José Antonio Meade, que es por quien Yo voy a votar, no cambia su forma de decir las cosas y comienza a conectar con el pueblo, de nada le servirá ser el que, según Yo, tiene las mejores propuestas. El candidato debe dejar su postura de "niño genio" (nerd) y hablarle al pueblo como habla el pueblo. Aunque los intelectuales también votan, no estamos en ninguna aburrida fiesta de intelectuales, ni en algún evento de la universidad; estamos en campaña.

Ya rescataré más de las propuestas de los candidatos; por lo pronto, esa es la única observación que puedo hacer sobre el mentado debate y sobre mi candidato, pues el buen juez por su casa empieza aunque a algunos correligionarios míos les hago tronar las tripas porque a veces soy más revolucionario que institucional. ¡Y pues ni modo! Si no les pareció, pues de todos modos Desayúnenselo y nos leemos mañana. Ah, igual de crítico voy a ser cuando haya debate entre los         candidatos a la alcaldía de Vallarta; se los digo por si estaban con pendiente. WhatsApp: 5213221911089.


No hay comentarios:

Publicar un comentario