Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 11 de febrero de 2013

EL GOBIERNO DEL CAMBIO

En campaña juraba y perjuraba que ayudaría al pobre, y que metería a la cárcel a medio mundo, con tal de hacerle justicia al pueblo. Los vallartenses lo llevaron al poder, gracias a la ilusión de cinco sacos de cemento y algún atado de láminas de cartón. Los ciudadanos, ingenuos, gritaban "viva el mochilas" y todos pregonaban la llegada del mesías a nuestra ciudad. La luna, las perlas de la virgen y las siete maravillas del mundo serían para la gente, les aseguraba a todos. Lo que nunca les dijo, fue que la deuda pública, sea cual sea el motivo de su existencia, se las iba a cobrar a todos ellos.

 

¡Y QUE LLEGA EL CAMBIO!

 

Después se sabrían las primeras dagas de RAMÓN. Una contra los ciudadanos de a pie, y la otra contra los empresarios. A los de a pie les subió el predial en un catorce porciento, aunque en un principio su propuesta fue del treinta y ocho porciento; a los empresarios, que en un principio tanto se desgalillaban asegurando que todo cambiaría, les subió el pago anual de sus licencias en un trescientos porciento. ¿Sabe por qué? ¡Muy sencillo amable lector! El MOCHILAS se ha propuesto recuperar las finanzas del municipio, no castigando a los culpables quienes quiera que sean como tanto lo prometió, sino cobrándoselas a usted, que ninguna culpa tiene. Y es que RAMÓN, ya no necesita a los vallartenses que le dieron el voto, pues anda caliente por una diputación federal o ya de perdida, una alcaldía en algún otro municipio de JALISCO. Con todo eso, todavía encuentro aquí y allá, algún ingenuo que lo justifica y que me juzga a mí de hablar sin fundamentos. Pero Yo no me defiendo de esas acusaciones. Que la voz del pueblo diga si hablo mentiras.

 

Pero la venganza es un platillo que se sirve y se come frío. Lo peor de todo para RAMÓN, es que necesitará al ciudadano y al empresario para sus fines políticos y es ahí, donde los vallartenses tendremos la obligación moral de recordar un poquito los desplantes de este enfermo. Es del pueblo la acción de cobrar facturas y RAMÓN, lo que sea de cada quién, ya debe muchas en tan solo cuatro meses y medio de sus gestiones. Claro, por no decir que también las debe su partido, el MOVIMIENTO CIUDADANO con sus ignorantes regidores y funcionarios.

 

EL BUSCA PIE

 

Decía el poeta del pueblo, JOSÉ ALFREDO JIMÉNEZ: "Que bonita es la venganza cuando DIOS nos la concede; Yo sabía que en la revancha te tenía qué hacer perder". Ahí verá si se la vamos preparando al MOVIMIENTO CIUDADANO, o si le vuelve usted a creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario