Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 24 de octubre de 2016

LA IMPORTANCIA DE IR BIEN ACOMPAÑADO

Son muchas, amable lector, pero muchas de veras las quejas que recibo
de personas que son maltratadas, ignoradas o mal atendidas en las
instituciones que están para servirnos. La Fiscalía, los juzgados
civiles y penales, y las juntas de conciliación y arbitraje son
algunas de ellas. Pero… ¿Cómo podemos hacer para que esto no suceda?

La respuesta es simple, pero podría tomarse como un negocio de mi
parte; porque para no sufrir las andanadas de los funcionarios
públicos es importante ir bien acompañado, y qué mejor que sea de un
buen abogado. ¿A qué me refiero cuando digo "buen abogado"? Pues a que
no se venda o se amafie con nadie y sí le aconseje y oriente como debe
ser. Hace un par de días un amigo mío cuyo nombre no pienso revelar en
este espacio, acudió al Consulado Americano para tramitar "un permiso
o visa especial" que le permitiera entrar a los Estados Unidos porque
su madre está ya muy grave; el problema es que aunque llevaba todo lo
necesario para que se la dieran, se la negaron y lo hicieron porque a
mi ver, Él no iba bien asesorado y el trámite se lo hizo cualquiera de
esos que dicen tener mucha experiencia y que tal vez hasta coyotes
son. Por supuesto que el asunto podría tener arreglo, pero por lo
pronto ya se perdió un tiempo valiosísimo porque se trata de la vida
de una persona a la que no sabemos si nuestro amigo alcanzará con vida
de aquí a que se le resuelva.

Hará como un año y medio, una señora vino a mí porque el personal de
la Procuraduría Social le hacía dar vueltas y vueltas por su asunto;
cuando su servidor la acompañó a ver qué sucedía con su expediente,
resultó que estaba muy amañado para hacer perder a la señora, y en
esto, estaba involucrada una persona de la Procuraduría Social que se
las da de muy justa y hasta predica la honestidad a sus alumnos en
cierta universidad de nuestra ciudad, pero que en el fondo es
ambiciosa y puede venderse (y se vende) a cualquier precio. Así, pues,
el ciudadano de a pie está muy desprotegido ante las ambiciones de
muchos abogados y funcionarios con la tendencia de retrasar, o aún
hasta de amañar los asuntos.

Ahora bien, usted me dirá: "Pero Omar, supongamos que me llevo a un
buen abogado para que me ayude; pues bien, los buenos abogados también
cobran y eso es un golpe a la economía". Cierto; pero creo que sale
más caro ir sólo, dar todas esas vueltas que le hacen dar y todavía
hacerlo perder al final, a pagarle a un abogado que por lo menos lo
saque del apuro. Cuesta; pero en cuestiones legales, es más lo que se
pierde cuando se intenta pagar menos, y eso lo tengo bien probado.

CONSULTAS GRATIS

Afortunadamente el ciudadano de a pie no está sólo; mis orígenes son
humildes, y no reconocerlo sería traicionar a mis padres que con
sacrificios me dieron crianza y estudios; por eso le invito a que si
usted, alguno de sus familiares o amigos tiene un problema legal
cualquiera que este sea, aproveche las cinco consultas gratuitas que
hoy le estoy ofreciendo para que conozca bien su problema, y sepa a
qué atenerse. ¿Qué espera? ¡Agarre inmediatamente ese teléfono y
llámeme antes que se acaben! Marque al: 044 322 191 10 89, diga que lo
leyó en el Siempre Libres, y solicite su primera consulta totalmente
gratis. Dicho esto, tenga usted un excelente inicio de semana. Muy
buenos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario