Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 30 de septiembre de 2011

A LAS ÓRDENES DE "SU SATANIDAD" EL PAPA

Independientemente de que Yo estoy en contra del aborto, me molesta en demasía que sea la iglesia quien tenga qué presionar al gobierno para que este, apruebe o no la constitucionalidad del mismo. En la facultad de derecho de la UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, donde cursé mi licenciatura, nos enseñaban que la soberanía nunca era completa. Había quienes no lo creían. Yo siempre lo entendí.

Y es que, cuando no es uno, es el otro. MÉXICO, país supuestamente soberano, siempre ha dependido de la autorización de la iglesia o la de los ESTADOS UNIDOS para hacer o no hacer. En este caso, fue la iglesia, y cabe resaltar que no fue a través de algún cardenal entrometido como en el caso del gobernador de JALISCO, sino del mismísimo PAPA, que desde EL VATICANO presionó abierta y descaradamente a CALDERÓN para que penalizara el aborto en MÉXICO. Lo peor de todo, es que desde que tenemos en el poder a presidentes conservadores como VICENTE FOX que le besó el anillo al PAPA, o como este, CALDERÓN, que obedece ciegamente sus órdenes, hemos tenido una iglesia católica más activa en los asuntos políticos de nuestro país. Una clarísima violación al principio constitucional de separación iglesia-estado, que establece, no solo la laicidad del gobierno, sino la independencia del mismo para tomar sus propias decisiones sin necesidad de consultarlas con el clero.

Quiero recalcar que no estoy a favor del aborto. Es simplemente que, me disgusta y demasiado, que el clero se entrometa en lo que poco le importa y quiera mandar en MÉXICO. A mí me acusan de hereje y de renegado por lo que muchas veces digo. Yo con este tipo de artículos pretendo hacerle ver a mis compatriotas lo siguiente: Si seguimos como vamos, volveremos atrás, a los tiempos en que para ir al cine, teníamos primero qué consultar cuál película estaba aprobada por la iglesia y cuál no. Volveremos a aquel país en el que, tener diferentes opiniones y creencias era pecado mortal. En fin, que volveremos al MÉXICO que le arrebatamos a los conservadores en 1857 con BENITO JUÁREZ, donde había qué pedir permiso hasta para tener relaciones sexuales con la esposa y donde la iglesia decía, hacía y deshacía a su antojo, en el nombre de DIOS PADRE, HIJO y ESPÍRITU SANTO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario