Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 8 de julio de 2013

¡BASTA DE MARICONADAS Y FÁJENSE LOS PANTALONES!

POR: OMAR ARCE

 

Siempre he dicho, y se los sostengo donde quieran, que si un adolescente tiene los alcances de un adulto como para matar y secuestrar, también debe ser juzgado como gente grande, y no tenerle ningún tipo de consideración. Y el tema viene al caso porque, el pasado sábado, leí en EL INFORMADOR lo siguiente: "Disminuir la edad penal para castigar como adultos a los menores que cometen delitos como secuestro y homicidio es un error o, en todo caso, el último recurso, opinaron los titulares de los institutos de atención a la juventud de Guadalajara y de Zapopan". Analicemos la cuestión:

 

Yo estoy de acuerdo en que el gobierno debe poner los medios para que los adolescentes sean de provecho, y no unos delincuentes; pero también digo que si los chavos no se alínean, hay qué darles vara sin miedo a perder simpatías. Porque un balazo en la cabeza mata, venga de un adulto, o de un adolescente. Un secuestro, produce los mismos efectos si viene de un adulto, que si viene de un adolescente. ¿Por qué tener ese tipo de consideraciones entonces? ¿Será que estoy equivocado, y que las balas de un menor de edad no matan por completo? ¿Se le hace justo que, si un adolescente mata o secuestra hoy, la semana que entra salga libre porque cumple los dieciocho?

 

Mire, voy a decirlo tal como me sale del alma: Esta méndiga sociedad podrida, está como está porque, de un tiempo a la fecha, cualquiera que pretende ser diputado, senador, o aspira a subir en su carrera política, procura quedar bien con todos, y con tal de no parecer intolerante, o no ser criticado por sus adversarios, es capaz de perdonarlo todo. Claro, siempre y cuándo, no se lo hagan a Él o a su familia. Pero la verdad es esta, y la digo caiga quien caiga: Si un menor de edad es capaz de pensar en matar o secuestrar como lo hace una persona adulta, que se lo cargue el diablo igual que a un adulto. El muchacho que ahorita mata y secuestra, lo hará también después de los dieciocho. Sería estúpido pensar que, ya porque es mayor de edad, el adolescente va a reflexionar mejor las cosas. Al gobierno le gusta hacerse tarugo con esa idea, y está como esas viejas agachonas que no le quieren pegar al chiquillo dañero que tienen, pero la verdad es que todo tiene un trasfondo social, que nada tiene qué ver con la edad.

 

Por eso, y lo digo porque no le tengo miedo a nadie, ni tengo compromisos con ninguno, Yo me pronuncio en favor de la disminución de la edad penal. Que sea a los quince, o incluso a los catorce de ser necesaria. Porque de seguir con esas consideraciones, al rato no vamos a poder pasar por un kínder, sin que nos asalten los chiquillos. Así que déjense de jaladas y al menos, ya de perdida atrévanse a meterles un buen susto. Déjense de mariconadas, de joterías, y fájense los pantalones de una vez, endureciendo las penas para esa gente.

 

Ah pero si mi opinión les parece radical, si les parece inhumana, entonces sigan como van y que sea el mismo gobierno el semillero de delincuentes y asesinos en MÉXICO. Al cabo Yo nomás decía.



Visita mi blog, y sigue mis opiniones y comentarios en: www.aquiestaelbastonazo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario