Se ha producido un error en este gadget.

martes, 9 de julio de 2013

¿COMPASIÓN INSTITUCIONAL?

POR: OMAR ARCE

 

Ahora resulta que algunas organizaciones de personas con discapacidad, de esas grandes que le sirven de paleras a los gobiernos, han propuesto que el IFE ponga el símbolo internacional de las personas con discapacidad en la credencial de elector de quienes vivamos con alguna. Y Yo les digo: ¿No tienen otras cosas más importantes en qué pensar?

 

Y es que, un documento oficial, es y debe ser el mismo, tanto para el ciudadano que goza de todas sus capacidades, como para el que no. Yo comprendo que hay qué luchar por nuestros derechos políticos, sociales y demás, pero no encuentro ningún beneficio en que mi credencial tenga ese símbolo. Tampoco tengo problema en aceptar que soy ciego de nacimiento, ni me da vergüenza serlo, como sí les da a otros; pero de ahí a que mi credencial del IFE traiga el símbolo… ¡Pues no! ¡No le hallo trazas al asunto!

 

Además, y entiéndanlo de una vez, la situación de las personas con discapacidad cambiará en MÉXICO, cuando: 1. Nuestros políticos dejen de tener la cabeza llena de estiércol, y comiencen a pensar seriamente, y no nomás para la foto, sobre las adecuaciones que deben hacerse para nosotros. Y 2. Cuando todos nosotros, los que vivimos con una discapacidad, seamos del mismo pensar y nos dejemos de la mendicidad. Digo nos dejemos porque formo parte de este sector social; pero recuerden que Yo tengo una carrera, y no me dedico a mendigar en la calle.

 

Así que mientras no hagamos esos cambios, pónganle el símbolo al ACTA DE NACIMIENTO, a la CREDENCIAL DE ELECTOR, a la CARTILLA MILITAR, o si quieren (y perdón por la forma en que voy a decirlo), también pónganselo en el fondillo para que de una vez luzca, pero nada vamos a lograr con esas payasadas.

 

Yo, por mi parte, no quiero el símbolo ese en mi credencial. Yo no soy un mexicano de segunda, ni intento despertar la compasión en nadie. Vivo con una discapacidad, con alegría y hasta con humor gozo lo que de ella puede gozarse, y con la misma alegría y humor, también padezco lo que de ella se padece por consecuencia. ¿Y quién es aquel que no padece algo? Se los dejo de tarea.



Visita mi blog, y sigue mis opiniones y comentarios en: www.aquiestaelbastonazo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario