Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 26 de julio de 2013

MI AFICIÓN POR EL TERROR, PARTE I

1.       LOS NO MUERTOS

 

Soy escritor, aunque no me he dado a conocer como tal. Tengo mis propios monstruos, los cuáles en su mayoría, he creado durante las noches que permanezco despierto. Tengo una novela terminada, y otra que va como a la mitad, pero a pesar de mi afición por el terror, ninguna de ellas forma parte de este emocionante género. No sé… Quizá más tarde me atreva a crear un demonio, o un NO MUERTO como los que tanto me han emocionado; pero hoy, quiero hablarles de algunos monstruos e historias de otros autores, que me han intrigado hasta el punto de llegar a pasarme noches enteras despierto para leerlos. Por cierto, parecerá locura para muchos, el hecho de que me guste leer cuentos y novelas de terror a media noche. Créame que para mí es de lo más placentero. En fin.

 

Comenzaré entonces por contarles que, mi afición por la lectura en general, comenzó en la preparatoria; cuando la señora DONNA MILLER, mi instructora en el SISTEMA BRAILLE, me dijo que siempre, incluso en las vacaciones, debía estar leyendo algo. La doña, de unos cincuenta años, solía llevarme cuatro libros para que eligiera uno. Luego dejaba pasar un tiempo, y cuando le decía que había terminado el que elegí, volvía con cuatro opciones más. Pero uno de esos días, mientras me sumergía en mi mundo de lecturas… ¡Zas! Desperté de pronto en un mundo más desconocido e interesante para mí. El mundo del terror. Y es que, hasta que DRÁCULA cayó en mis manos, no era atraído por este género; por lo que considero que fue BRAM STOKER el que me despertó el interés.

 

Por cierto, aquí hay qué añadir que para mí, DRÁCULA es el monstruo mejor concebido en la mente de cualquier autor. Su inteligencia, no la que muestra en la basura de películas estadounidenses, sino la que le da su propio autor en la novela, lo hace, junto con su audacia y sus modales, el vampiro mejor pensado de todos los que han existido a lo largo de la historia. Por eso protesté en mi interior cuando el nieto de STOKER, queriendo seguramente sus quince minutos de fama, declaró que se disponía a continuar la obra de su abuelo, escribiendo el regreso del temible conde. Segundas partes nunca son buenas y para mí, lo único que logrará, si es que lo hace, es arruinar el gran trabajo hecho por STOKER.

 

En OCTUBRE del año pasado, Yo TENÍA UNA RADIO POR INTERNET, a la que se me ocurrió invitar al CONDE. El proyecto era que, junto con tres amigos, Yo narraría la novela, mientras ellos la ambientaban con efectos especiales, y de lo cuál hay una anécdota en el siguiente link:

 

http://aquiestaelbastonazo.blogspot.mx/2012/10/vuelve-el-conde-dracula.html

 

Pero DRÁCULA, QUE SE PUBLICÓ EN 1897, a diferencia de lo que algunos creen, no fue el primer vampiro en la literatura. Veintiséis años atrás, en 1872, SHERIDAN LE FANU estremeció al mundo con CARMILLA; un cuento corto que narra la vida de una joven llamada LAURA, y de cómo CARMILLA, una mujer vampiro, llega hasta el castillo donde vive en las lejanías de ESTIRIA (AUSTRIA), para iniciar una espeluznante historia. El cuento, que al principio parece como cualquiera de los de su género, nos va introduciendo poco a poco en un tenebroso ambiente que intriga e inquieta a cualquiera que tenga el paladar literario acostumbrado a estas cosas, solo que además, el mérito de LE FANU, fue haber tocado el tema del lesbianismo sin que en aquellos tiempos alguien se escandalizara por ello.

 

A diferencia de DRÁCULA, CARMILLA fue fuente de muy pocas inspiraciones, y malísimas tanto en la literatura como en el cine. De hecho, permítaseme añadir que para mí, toda novela que luego es llevada al cine, es una basura. Un dato curioso, fue encontrar que la polémica película mexicana ALUCARDA (1968), la cuál fue dirigida por JUAN LÓPEZ MOCTEZUMA, está basada en este cuento. Como sea, y aún cuando pienso que la vampiresa del cuento no está tan perfeccionada, mi consejo, muy personalísimo a cualquiera que se interese por los no muertos, es este: Después de conocer al CONDE DRÁCULA, lo cuál es obligatorio, deberá conocer también a CARMILLA. Fuera de ellos, todos los vampiros en la literatura son iguales, porque de ellos fueron tomadas todas sus características.

 

Pero ya continuaremos platicando de algunos otros autores, cuentos y novelas de terror en la siguiente entrega de esta serie. Por lo pronto, es importante señalar que, mientras en EUROPA y los ESTADOS UNIDOS había talentos que ya creaban grandes monstruos y vampiros, en MÉXICO, durante el siglo XIX, se asustaban con el cuento de LA LLORONA.



Visita mi blog, y sigue mis opiniones y comentarios en: www.aquiestaelbastonazo.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario