Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 31 de agosto de 2011

ATENCIÓN PADRE DE FAMILIA... ¿SABES DÓNDE ESTÁ TU HIJO?

Me contaba un maestro que vivió en aquellos tiempos que, en los años 60’s, diariamente a las ocho de la noche la radio de la ciudad de MÉXICO emitía una especie de alarma, seguida por una voz seria que decía: “Son las ocho de la noche. Padre de familia… ¿Sabes dónde está tu hijo?” Aunque en nuestros tiempos esto parezca extremadamente rígido, sí sería bueno preguntar a algunos padres de familia si saben dónde están sus hijos. Si saben dónde o en qué andan metidos últimamente. Lo anterior debido a que, de un tiempo a la fecha, se han hecho muy populares entre los adolescentes de secundaria en adelante, los grupos subculturales, también llamados por algunos “grupos de contracultura”, entre los cuáles se encuentran los mentados DARKETOS. Pero… ¿Quiénes son los darketos? ¿En qué creen y qué implica pertenecer a un grupo de estos?

Antes que nada, déjeme decirle que este movimiento de los DARKETOS, no es nuevo como muchos piensan. Los darketos nacieron de un movimiento que se llama SUBCULTURA GÓTICA y que brotó a finales de los años 70’s en el REINO UNIDO. Su influencia viene de los libros y las películas de terror. A diferencia de otros, en este grupo no hay un mensaje político, ni religión, ni idea definida. Cada uno define cómo es la vida de acuerdo a su propia manera de pensar. Sin embargo, casi todos ellos tienen algo en común y aquí viene lo que preocupa: Los adolescentes de secundaria o de preparatoria que adoptan esta forma de pensar, regularmente, tienden a aislarse de la familia y hasta llegan a manifestar rechazo por ella con frases tales como: “¡No quiero verlos! ¡Los odio! ¡Déjenme solo!” Y por si fuera poco, casi todos, aseguran que tienen amigos del más allá con los que pactan y que les aconsejan lo que deben hacer. Pactos que, muchas veces, (según palabras de darketos que han hablado conmigo) son con la muerte, con los espíritus o con el mismísimo diablo.

Aquí vale la pena que le diga, amable lector, que no me asusto ni me escandalizo por nada, pues Yo mismo conocí en los ESTADOS UNIDOS la secta de la IGLESIA DE SATÁN. También conocí jóvenes de mi edad que, en aquel entonces, esperaban la media noche para saltar las bardas del panteón e ir a hacer sus rituales en tumbas frescas. Ahora bien, Yo no voy a discutir aquí si hay o no hay diablo. Lo que sí es verdad es que, para los darketos que han hecho pactos como estos, las voces que escuchan son parte de su realidad misma y las obedecen ciegamente. Lo malo de esto es que, dichas voces, (y de esto hay registros) ordenan al adolescente que reniegue o que renuncie a su familia, que mate a alguien o que se suicide.

Muchos padres dicen: “Pues son modas de juventud”. Ojalá fuera solo eso. Ojalá el darketismo fuera solo vestimenta y gusto por el arte. Pero si a parte de esto el joven va a caer en rituales en su propio perjuicio, entonces ya no estamos hablando de algo simple. Mucho cuidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario